miércoles, 10 de febrero de 2010

*María Cristina de Habsburgo-Lorena.

                            Reina consorte de España.  La reina María Cristina de Habsburgo-Lorena

María Cristina de Habsburgo-Lorena, María Christina Désirée Henriette Felicitas Rainiera von Habsburg-Lothringen (Gross-Seelowitz, Moravia, 21 de julio de 1858 – Madrid, 6 de febrero de 1929), nacida archiduquesa de Austria y princesa de Hungría y Bohemia, fue reina consorte de España por su matrimonio con el rey Alfonso XII.

Reina Consorte de España del 29 de noviembre de 1879 - 25 de noviembre de 1885

Reina Regente del Reino 26 de noviembre de 1885 - 17 de mayo de 1902.

Hija del archiduque Carlos Fernando de Austria y de la archiduquesa Isabel Francisca de Austria, era prima segunda de los emperadores de Austria y de México: Francisco José y Maximiliano I. Fallecido Alfonso XII, ejerció la regencia durante la minoría de edad de su hijo, el rey Alfonso XIII desde 1885 hasta 1902. Durante su regencia se produjo la Guerra hispano-estadounidense, en la que España perdió las últimas posesiones de su imperio colonial.

Por vía materna guardaba parentesco con las familias reales española y austríaca, puesto que era tataranieta de Carlos III de España y bisnieta de Leopoldo II de Austria. Hija del archiduque Carlos Fernando de Austria y de la archiduquesa Isabel Francisca de Austria, era sobrina de los emperadores de Austria y de México: Francisco José y Maximiliano I. Fallecido Alfonso XII, ejerció la regencia durante la minoría de edad de su hijo, el rey Alfonso XIII desde 1885 hasta 1902. Durante su reinado se produjo la Guerra hispano-estadounidense, en la que España perdió las últimas posesiones de su imperio colonial.

María Cristina se convirtió en la segunda esposa del rey Alfonso XII en 1879, tras enviudar éste de María de las Mercedes de Orleáns. No congenió muy bien con el extravertido monarca a causa de su carácter tímido y tranquilo, aunque terminó sintiendo su pérdida. Dado que cuando falleció el soberano en 1885 se hallaba embarazada de un hijo que nacería póstumo, tuvo que asumir la regencia. Meses más tarde nació Alfonso XIII, quien se convirtió en la gran esperanza para el trono español. La reina, inexperta en los negocios de la política, se dejó asesorar por Sagasta, con quien acabaría trabando una estrecha amistad.

Alfonso XII. 

María Cristina se guió por la sensatez y el equilibrio en sus diecisiete años de regencia, reconociéndole los historiadores su impecable observancia de las obligaciones constitucionales. Tuvo por confesor a José Fernández Montaña, al cual le encargó la educación de Alfonso XIII como preceptor. Poco después de la muerte del rey Alfonso XII, con el objetivo de evitar los errores que dieron lugar a la crisis del reinado de Isabel II, se llegó al Pacto del Pardo: Un acuerdo suscrito por Antonio Cánovas del Castillo y Práxedes Mateo Sagasta, que instituyó el sistema de turnos pacíficos en ejercicio del poder entre liberales y conservadores y consolidó la Restauración hasta finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El papel de María Cristina en el sistema de gobierno fue representativo, ya que no participó en los enfrentamientos entre los partidos dinásticos, respetando el turno a la hora de llamar a los candidatos a formar gobierno aunque se sintió más cercana a Sagasta y no puso dificultades al mantenimiento de largos períodos de gobierno del partido liberal. Se promulgaron, entre otras, la Ley de Sufragio Universal y la Ley de Asociaciones.María Cristina de Habsburgo, esposa de Alfonso II

Maria Cristina de Habsburgo-Lorena y Alfonso XIII

María Cristina y su hijo Alfonso XIII.

En sus últimos años de regencia se agravó el problema marroquí y se agudizó la conflictividad social. De esta época datan también los inicios del catalanismo político. Además, la pérdida de las tres últimas colonias hispanoamericanas en 1898 y el inicio de la descomposición de los dos partidos del turno al desaparecer Cánovas y Sagasta pocos años después, sumieron al país en una grave crisis, que evidenció de manera clara la inoperancia que adquirió, coincidiendo con el cambio de siglo, el régimen de la Restauración. Su más ferviente deseo era traspasar la Corona a su hijo, deseo que vio cumplido en 1902, cuando Alfonso XIII alcanzó la mayoría de edad y fue proclamado rey de España. Desde ese momento se consagró a las obras de caridad y a su vida familiar y, a partir de 1906, al contraer matrimonio su hijo Alfonso con Victoria Eugenia de Battenberg, utilizó el título de «Reina Madre».

En 1887 había inaugurado el Casino de San Sebastián, actual sede del Ayuntamiento de San Sebastián. Le encantó tanto la ciudad que no dudó en visitarla todo los veranos. En su memoria se dio nombre al puente y al principal Hotel de la ciudad, que además la nombró Alcaldesa Honoraria en 1926. También ordenó la construcción del Palacio de Miramar en 1888.

Falleció en el Palacio Real de Madrid el 6 de febrero de 1929 (70 años) y fue enterrada en el Monasterio de El Escorial.

Tuvo tres hijos con Alfonso XII:

María de las Mercedes (1880–1904), princesa de Asturias.
María Teresa (1882–1912), infanta de España.
Alfonso XIII (1886–1941), rey de España.

 

358741o8cbncp84a

 
Ir abajo Ir arriba
Plantilla creada por MariaDarwin basada en la minima de blogger.