domingo, 23 de agosto de 2009

* Victoria Eugenia de Battenberg.

                                Reina consorte de España.

                               Casa Borbón por matrimonio

                           Casa de Battember de nacimiento

                        Victoria Eugenia la reina más desdichada.Victoria_Eugenie_of_Battenberg- Philip de László

                               Abuela del rey Juan Carlos I

Victoria Eugenia de Battenberg nació el 24 de Octubre de 1887 en el(Castillo de Balmoral, Aberdeenshire, (Escocia), era hija de Enrique de Battenberg y de su esposa, la princesa Beatriz, hija menor de la reina Victoria del Reino Unido y del príncipe Alberto. Victoria recibió el nombre de sus dos abuelas y de su madrina, la emperatriz Eugenia, viuda del emperador Napoleón III. Familiarmente era conocida como Ena que es un nombre escocés que significa Eva. Fue la reina consorte de España por su matrimonio con el rey Alfonso XIII. Era nieta de la reina Victoria I del Reino Unido y bisabuela paterna del actual monarca español, Felipe VI.

80d84a768fec18c1cad3ac1a347ad62c                                  Bautizo de Victoria Eugenia

La princesa Ena creció en la Corte de la reina Victoria. Pasó su infancia en el castillo de Windsor, Balmoral y en Osborne House en la Isla de Wight. Su padre murió en 1896 tras contraer unas fiebres en África. Después de la muerte de la reina Victoria en 1901, los Battenberg fijaron su residencia en el Palacio de Kensington en Londres.

Victoria Eugenia con sus hermanos y su madre

                      Victoria Eugenia con sus hermanos y su madre.

En 1905, la princesa asistió a una fiesta organizada por su tío, Eduardo VII, dada en honor de Alfonso XIII de España. El monarca español empezó a cortejar a la joven, su espectacular belleza enamoró a Alfonso XIII nada más verla, a pesar de la oposición existente ante un posible matrimonioSu espectacular belleza enamoró a Alfonso XIII nada más verla en una visita a Inglaterra en 1905. .

2fc815ac-5f05-45ea-89e6-e04d831317a7

La reina María Cristina, madre de Alfonso XIII, no era partidaria de esta unión, dados los oscuros orígenes de la línea Battenberg. Además Victoria Eugenia ostentaba únicamente el título de Alteza Serenísima, que la reina María Cristina consideraba de rango inferior. Por otra parte, los antecedentes de hemofilia provenientes de la rama de la familia de su abuela (Reina Victoria) tampoco agradaban a la reina.

A pesar de todo, el 9 de marzo de 1906, la Casa Real de España anunció el compromiso matrimonial del rey Alfonso XIII y la princesa Victoria Eugenia. La noticia preocupó a muchos españoles, ya que la novia era protestante y no tenía suficiente categoría.

Ena, como se la conocía, Alteza Serenísima por nacimiento, fue elevada al rango de Alteza Real un mes antes de su matrimonio, para evitar que la unión fuese considerada desigual o morganática.

237edfc98763871568843f7c1e5a080b

La princesa evitó el primer obstáculo al convertirse al catolicismo. Celebró la ceremonia de conversión el obispo de Nottingham en el oratorio del palacio de Miramar en la ciudad de San Sebastián. Su tío, el rey Eduardo VII, eliminó el segundo obstáculo al darle el rango de Alteza Real el 3 de abril de 1906. El matrimonio tuvo lugar en la iglesia de San Jerónimo el 31 de mayo de 1906, y la reina lució por primera vez la Diadema de las lises.

Victoria Eugenia hizo esperar a su prometido, que impacientemente consultaba el reloj, durante treinta y cinco desesperantes minutos. La novia salió del Ministerio de la Marina –el lugar que usó como vestidor- con un aspecto deslumbrante, según las crónicas de la época, luciendo un traje de satén blanco bordado en plata y salpicado de azucenas y azahares con una cola de más de cuatro metros de largo

a51906_alfonso_xiii_and_victo_thumb[2]

                   Recepción de la boda de Alfonso XIII.

120531BodaAlfonsoXiii[4]

                 Boda de Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

Los sillones en los que se sentaron los monarcas fueron descritos por las crónicas de la época como de talla dorada y tapicería en raso bordado con seda de colores. El dosel que cubrió los tronos era del mismo tono que la tapicería y tenía el escudo de España bordado en el centro

victoria eugenia

          Retrato de la reina Victoria Eugenia portando la diadema de las lises, el collar de chatones de diamantes y las esmeraldas regalo de la emperatriz Eugenia de Francia.

 

Reina Victoria Eugenia con el traje de boda.[5]                            Victoria Eugenia con el traje de novia.

victoria_vestido-a

Imagen del traje que lució la reina Victoria Eugenia el día de su boda. Se trata de un vestido de satén blanco bordado en plata y salpicado de azucenas y azahares con una cola de más de cuatro metros de largo. Como joyas, la futura Reina de España llevó una corona y un collar de gruesos brillantes

novios-2a

Concluida la ceremonia religiosa, los monarcas pusieron rumbo al palacio real. La comitiva nupcial se disponía a recorrer las calles de Madrid, bajo los aplausos de la multitud que se agolpaba para ver pasar a los recién casados

atentadoanarquista14[4] bomba-a

Tras la ceremonia, el cortejo nupcial que se dirigía de regreso al Palacio Real, a la altura del número 88 de la calle Mayor sufrió un atentado perpetrado por Mateo Morral, que lanzó una bomba desde un balcón hacia la carroza real. El cochero de la carroza real cayó herido desde el pescante y varios soldados que escoltaban la misma.

El Rey intentó cubrir con su cuerpo el de su esposa y, asombrado aún por lo sucedido, se asomó por una de las ventanillas gritando:”No es nada …, que nadie se asuste … ¡Estamos ilesos!”

Tras este hecho, se presentó ante los invitados a la boda en el Palacio Real con el vestido de novia ensangrentado por los muertos que hubo con la explosión.

Anarchist_attack_on_the_King_of_Spain_Alfonso_XIII_(1906)[5]    Imágenes del atentado de Alfonso XIII el día de su boda.

Pocos meses después de aquel dramático enlace, daba a luz a su primer hijo, que recibió el nombre de Alfonso. La sombra de la hemofilia apareció entonces con fuerza al descubrir que el pequeño había heredado la enfermedad. Alfonso XIII, quien al casarse con Ena era totalmente consciente de aquella posibilidad, aceptó muy mal la realidad culpando a la reina e iniciando un alejamiento de ella que se haría irreversible. El monarca se acercaba a la reina para concebir un nuevo príncipe o princesa mientras mantenía relaciones extraconyugales que sumieron en una terrible soledad a la reina. En junio de 1908 nació Jaime, un niño que tampoco trajo la alegría a su familia a causa de una terrible operación de oídos que le dejó sordo. Al año siguiente nacía Beatriz y en 1910 un bebé muerto, al que le seguiría una niña que recibió el nombre de María Cristina. Fue en 1913 cuando al fin nació el príncipe Juan quien, para alegría de todos no heredó la hemofilia. Tras él aun nacería Gonzalo, quien sí sufriría la terrible enfermedad.

Dormitorio_Reina_Victoria_Eugenia

          Cuarto destinado a la reina en el Palacio Real

Ena fue una mujer despreciada por su marido, anulada por su suegra la reina madre María Cristina, ridiculizada por la corte, ignorada por sus súbditos y castigada por sus hijos, a la que nadie quiso y que jamás fue feliz.

FOTO 011 Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia con el primogénito y Príncipe de Asturias Alfonso, hemofílico

Cometió el error de enamorarse de un hombre que la engañó desde el primer año de su boda; y su país de adopción jamás la comprendió ni le perdonó el terrible secreto que escondía su sangre: la hemofilia.

Tal era la pasión de Alfonso XIII, que, durante todo su matrimonio, aquella joven princesa inglesa vio como una detrás de otra, las amantes iban pasando por el lecho real.

“No tuvo amigos en España y chocaba constantemente con el Rey”, ella era una mujer culta de ideas liberales, todo lo contrario a él.

Tenia sentido del humor, su afición por la lectura, sus costumbres liberales... Preguntada por las similitudes entre ella y la Reina Sofía, Pilar Eyre explicó que ambas "son extranjeras, no se adaptaron a las costumbres españolas como los toros o la cocina (como curiosidad, el único plato español que les gustaba era el gazpacho), no dominaban el idioma, hablaban en inglés con su marido e hijos, y, por supuesto, ambas estaban casadas con Borbones, que son malos maridos".

reina Victoria Eugenia, ahora patinaje con su marido, Alfonso XIII de España

               Victoria Eugenia patinando con Alfonso XIII

Su gusto por la moda y las joyas hizo que las damas de la corte la apodasen despectivamente ‘la pava real’, y el Rey se burlaba de ella en público martirizándola y culpándola por las enfermedades y discapacidades de sus hijos.

La reina Victoria Eugenia, que hasta ese momento había permanecido inalterable ante las infidelidades de Alfonso, comenzó a mostrarse irritada ante la persistencia del “affaire”.

Quizá, de todas las amantes la que más molestaba a la Reina era Carmen Ruíz de Moragas, una mujer de noble cuna a la que el rey apodaba ‘Neneta’ y con quien el monarca mantuvo una relación durante cerca de tres lustros de la que nacieron dos hijos, Leandro y María Teresa. Tanto es así, que la Reina fue consciente de que intentaban quitarla de en medio y la firme candidata a sustituirla era ‘Neneta’.

Alfonso XIII tenía un apetito sexual insaciable al que incluso los médicos habían hallado explicación como una enfermedad que había heredado de su padre y su abuela y eso la hizo profundamente desgraciada. Ena siempre amó a su marido y nunca tuvo una relación extramatrimonial. Sin embargo, se inventaron una relación lésbica con una dama suya, que Alfonso utilizó para intentar anular el matrimonio.

Los reyes de España, Alfonso XIII y Victoria Eugenia visitan la finca de los Duques de Santo Mauro, en La Fraguas, en 1906._0

Alfonso XIII y Victoria  Eugenia visitan la finca de los duques de Santo Mauro, en la Fraguas, en 1906.

La familia real española partió hacia el exilio el 14 de abril de 1931, cuando en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 los republicanos ganaron en la mayoría de las grandes ciudades, y como consecuencia el rey Alfonso XIII abdicó y suspendió deliberadamente el ejercicio del poder real, lo que dio lugar a la proclamación de la segunda república española. La familia se trasladó a Francia y más tarde a Italia. La pareja real terminó separándose y Victoria Eugenia regresó a Gran Bretaña. En 1939, tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial, la reina fue invitada a abandonar el Reino Unido y dejó de pertenecer a la familia real británica. Se trasladó a Lausana, Suiza, donde fijó su residencia definitiva en el palacete llamado Vieille Fontaine (actualmente este palacete es propiedad de una entidad financiera suiza). Adolf Hitler la obligó a marcharse de Italia porque creía que era una espía inglesa, y entonces ella se afincó en Suiza.

vieille Fontaine

La última residencia de Victoria Eugenia “Vielle Fontaine” en Lausana (Suiza).

En 1940 toda la familia se reunió en Roma para el bautizo del hijo varón mayor de Juan de Borbón, Juan Carlos, actual rey de España, que ella amadrinó junto con el cardenal Pacelli, futuro papa Pío XII. El 15 de enero de 1941, Alfonso XIII, presintiendo que su muerte estaba cercana, transfirió sus derechos a la corona española a su hijo Juan. Alfonso XIII murió el 28 de febrero de 1941.

VictoriaEugenia

Victoria Eugenia regresó momentáneamente a España en febrero de 1968, tras 37 años de exilio, para ejercer de madrina en el bautizo de su bisnieto, Felipe de Borbón, hijo de Juan Carlos de Borbón y de Sofía de Grecia y Dinamarca.

Victoria Eugenia murió en Lausana el 15 de abril de 1969. Fue enterrada en la capilla del Sacre Coeur de Lausana. El 25 de abril de 1985, la Casa Real trasladó sus restos a España, que reposan en el Monasterio de El Escorial cerca de los de su esposo Alfonso XIII y los de sus hijos Alfonso, Jaime y Gonzalo.

La pareja real tuvo siete hijos:

Red rose Alfonso Pío Cristino Eduardo1907, príncipe de Asturias nació hemofílico (enfermedad poco estudiada entonces) y renunció a sus derechos al trono en 1933 para que se le permitiese contraer matrimonio con Edelmira Sampedro, cubana de origen español que no pertenecía a ninguna familia real. Nombrado conde de Covadonga desde entonces.

Red roseJaime Leopoldo Isabelino Enrique 1908, sordo como consecuencia de una operación en su infancia, renunció a sus derechos al trono en 1933, nombrado duque de Segovia y más tarde duque de Madrid, y que como legitimista, pretendiente al trono de Francia desde 1941 a 1975, fue conocido como Duque de Anjou quien contrajo matrimonio con Emanuella de Dampierre (hija de Roger de Dampierre, duque de San Lorenzo y de la princesa Vitoria Rúspoli).

Red roseBeatriz Isabel Federica Alfonsa Eugenia1909, quien se convirtió en la princesa de Civitella-Cesi por su matrimonio con Alexandro Torlonia.

Red roseFernando un niño nacido muerto en 1910.

Red roseMaría Cristina Teresa Alejandra 1911

Red roseJuan Carlos Teresa Silvestre Alfonso 1913, conde de Barcelona, pretendiente al trono desde 1941 hasta 1977, quien contrajo matrimonio con la princesa María de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias 1910.

Red roseGonzalo Manuel María Bernardo1914, nacido hemofílico.

Las penas familiares fueron sucediéndose una tras otra, las enfermedades de sus hijos, el rey Alfonso XIII sufrió repentinos atentados.

El hermano preferido de la reina Victoria Eugenia, el príncipe Mauricio de Battenberg, murió en el transcurso de la primera guerra mundial.

Después del nacimiento de sus hijos, la relación entre la reina y su esposo se fue deteriorando. Alfonso XIII tuvo numerosos romances, incluyendo uno con la prima de Victoria.

La Reina Victoria Eugenia posa con tres de sus hijos.

                     La reina Victoria  Eugenia con tres de sus hijos

800px-Queen_Victoria_Eugenia_and_her_six_children

                   Victoria Eugenia con sus seis hijos en 1918.

14ee4b032d76419d1253f17b6c19fb22

           La reina Victoria Eugenia rodeada de sus nietos

pq__Aguamarinas-de-la-reina-Victoria-Eugenia_0                              Las famosas y codiciadas aguamarinas.pulseras-gemelas-casa-real-espana-L-hFv8JVLas conocidas como las "Pulseras Gemelas", son dos pulseras iguales de diamantes que fueron incluidas por la Reina Victoria Eugenia entre las llamadas "joyas de pasar".

El origen de estas pulseras es una pequeña corona real que el Rey Alfonso XIII regalaría a su futura esposa, la Princesa Victoria Eugenia de Battenberg con motivo de su boda.

Victoria_Eugenie_of_Battenberg_by_Joaquin_Sorolla_0

                          Victoria Eugenia.Pintura de Sorolla.

vucteugenia1968gt0                                 Bautizo del actual rey, Felipe VI

Ejercieron de padrinos de Felipe su abuelo, el conde de Barcelona, y su bisabuela, la reina Victoria Eugenia, esposa de Alfonso XIII

2005-12-23-a

CLXGAWNWEAA7PB7

En 1968, con motivo del nacimiento de su bisnieto del príncipe Felipe,(actualmente Felipe VI) Victoria Eugenia volvía a España después de 37 años de exilio. Atrás quedaba una vida de soledad e incomprensión como reina consorte de un país que no la aceptó y un rey que pasó de un amor apasionado hacia ella a distanciarse irremisiblemente. Vivía desde hace tiempo en Lausanna (Suiza). Enterado con antelación el Jefe del Estado, general Francisco Franco, dispuso que se autorizara la entrada en nuestro país de don Juan de Borbón, elegido por los padres del neófito como padrino de la ceremonia. Recordemos que el padre de don Juan Carlos tenía prohibida la entrada en España por orden del Generalísimo.

victoriaeugenia. Luis Menendez Pidal_0

Las autoridades franquistas que velaban por el Régimen desde el Ministerio de Información y Turismo procuraron que la prensa española no se propasara en añoranzas monárquicas, no divulgándose demasiado la llegada de la Reina en los medios informativos era previsible que al aeropuerto de Barajas no acudieran demasiados ciudadanos a recibir a doña Victoria Eugenia. Un grupo de jóvenes monárquicos se habían encargado de repartir por las calles madrileñas miles de octavillas anunciando ese acontecimiento, en las que aparecía un número de teléfono adonde podían dirigirse para conocer tanto la hora de arribada del avión como de la celebración de varios actos de exaltación monárquica. Se calcula que fueron cinco mil las personas que acudieron a esa llamada. No consideraron oportuno desplazarse don Juan Carlos y doña Sofía, quienes contemplaron el recibimiento a través de televisión. Doña Sofía, comentó que había advertido muy poca gente, sólo monárquicos, "con un poco de excitación, de histerismo", advirtiendo desde luego que en esos tiempos, con Franco gobernando, "había que tener valor para ir a manifestarse y a decir que se estaba con la monarquía".

Victoria-Eugenia-de-Battenberg_1920-Laszlo

Cinco ministros se encontraban presentes, de ellos cuatro por su cuenta y riesgo, lo que no gustó en el palacio del Pardo. Franco se había negado desde un principio a desplazarse al aeropuerto de Barajas. Le hizo ver a don Juan Carlos el motivo de esa ausencia: "Comprended, alteza, que no puedo comprometer al Estado con mi presencia". Temía tal vez asistir a una muestra de exaltación popular monárquica. Por aquellas calendas, el jefe del Estado aún no había elegido al sucesor. Tampoco la figura del entonces conocido como príncipe de España (título concedido por Franco para evitar ser reconocido como príncipe de Asturias, que correspondía al heredero directo de Alfonso XIII, don Juan de Borbón), era tan popular como luego lo fue, a partir de su proclamación en julio de 1969 como sucesor a título de Rey. En la Universidad Complutense, por ejemplo, muchos estudiantes llegaron hasta difamarlo. Los carlistas aún jugaban la baza de su candidato, Carlos Hugo de Borbón-Parma, que era francés de nacimiento, en tanto en sectores del Movimiento, con el apoyo de su ministro José Solís Ruiz, se barajaba asimismo la posibilidad de que don Alfonso de Borbón-Dampierre ostentara algún día el trono de España.

Con esos antecedentes, al bautizo de don Felipe de Borbón y Grecia en el palacio de la Zarzuela, a las siete de la tarde del 8 de febrero de aquel 1968, qué duda cabe constituía un acontecimiento. Estaba dispuesto que en una salita se entrevistara doña Victoria Eugenia de Battenberg con el general Francisco Franco. Y así sucedió durante un corto intervalo, durante el cual aquella se interesó por cuanto pensaba su interlocutor acerca de quién debía sucederle. Y aunque han corrido diferentes versiones sobre aquel diálogo, se sostiene que la Reina exiliada le propuso decidiera sobre las tres opciones borbónicas que serían las adecuadas según ellas: la de su hijo, o la de sus dos nietos, Juan Carlos y Alfonso. Parece que ella misma se decantaba en principio, sin descartar a los otros dos, por el segundo del trío citado.

Sobre aquella breve reunión durante el bautismo de don Felipe, la reina doña Sofía opinó así, según la transcripción de Pilar Urbano: "Franco podía haber dicho que no viniese la reina Victoria Eugenia. Pero le convenía, para que la sucesión fuese en mi marido". El nombre de Felipe fue elegido por sus progenitores, sin consultárselo a Franco, teniendo en cuenta que el primer Borbón en reinar en España fue Felipe V de Anjou.

La ceremonia bautismal transcurrió tal y como se había previsto. La reina doña Victoria Eugenia de Battenberg regresó a donde se había hospedado, el Palacio de Liria, propiedad de la duquesa de Alba, su pariente, en pleno centro de la capital de España, calle de la Princesa. Permaneció cuatro días en Madrid, recorrió sus principales calles en automóvil, visitando el hospital de la Cruz Roja, que ella había inaugurado casi cuatro décadas atrás, y presidiendo un besamanos, en su ocasional residencia, de más de tres mil simpatizantes de la augusta dama. El domingo 11 de febrero del mencionado 1968 doña Victoria Eugenia, emocionada, dejó Madrid para siempre. Moriría catorce meses más tarde en su palacete suizo, "Vieille Fontaine", en Lausanne, el 15 de abril de 1969. Un día antes, curiosamente, pero de treinta y ocho años atrás, había tenido que abandonar precipitadamente España.

En mayo de 1927, el matrimonio[5]

              Alfonso XIII y Victoria Eugenia, celebran sus bodas de plata.Alfonso XIII con su Madre

       Alfonso XIII con su madre, pintados por Joaquín Sorolla Bastida.

reyesalfonso-xiii-con-victoria-eugenia-de-battenberg[5]                               Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

Crista and Alfonso XIII_thumb[2] (1)

                    La reina regenta María Cristina con su hijo Alfonso XIII.

Fotografía antigua Alfonso XIII viaje a Bruselas[4]                            Alfonso XIII viaje a Bruselas.

9d267c28aa8f98a1e17e9fa9ae1afd2a_0

La reina Victoria Eugenia con sus hijas las infantas Cristina y Beatriz.

victoria_eugenia_hijos

Victoria Eugenia de Battenberg con sus seis hijos, fotografiados por Campúa padre (circa 1917). De izquierda a derecha sus hijos son: los infantes Jaime y Juan, la infanta Beatriz, el infante Gonzalo (en brazos de su madre), la infanta Mª Cristina y el infante Alfonso, príncipe de Asturias

victoria-eugenia-familia[22]

La reina doña Victoria Eugenia de Battenberg con todos sus hijos de izquierda a derecha Doña María Cristina, Don Alfonso, Don Gonzalo, Don Juan,Don Jaime y doña Beatriz.Retrato de 1918.

Esmeraldas-VE

 

victoria-eugenia-batemberg_1

NINA

Fernando Álvarez de Sotomayor_0

                  Alfonso XIII de uniforme (retrato de Sotomayor)

victoria eugenia. entierro_0

        Entierro de la reina consorte Victoria Eugenia Battemberg.

Sus restos mortales fueron trasladados en 1985 al Monasterio del Escorial.

0_8e443_8f79454f_L

0 comentarios:

 
Plantilla creada por maria basada en la minima de blogger.