sábado, 19 de marzo de 2016

Isabel de Francia, la reina loba.

Isabel de Francia

Reina consorte de Inglaterra, Regente, Princesa de Francia y Navarra.

Isabel de Francia nació en 1292. Fue la tercera y última de las hijas del Rey Felipe IV de Francia y de la Reina Juana I de Navarra. Además, fue hermana de los reyes Luis X, Felipe V y Carlos IV. Sus contemporáneos ingleses la llamaban la Loba de Francia (Louve de France).

Isabel de Francia fue sin duda una mujer desgraciada, hasta el punto que terminó sus días amargada y odiada por todos, la inicial pena que por ella sintieron sus súbditos, terminó transformándose en odio y rencor. Su propio hijo renegó de ella y ordenó su reclusión perpetua. Su pecado fue posiblemente el desear aquello que le fue negado por nacimiento: amor.
Isabel nace en el año 1292, su padre el Rey de Francia había preparado su boda con el heredero de la corona inglesa cuando ella tenía tan solo seis años, por lo que al cumplir los 16, los deseos de su padre se cumplieron y ella se casó con el Príncipe de Gales, El futuro Enrique II de Inglaterra. Hasta aquí todo era normal en la época, lo que torció todo fue la evidente homosexualidad de Enrique, manteniéndose siempre alejado de Isabel en lo que a cuestiones amorosas se refiere.

De este matrimonio nacieron 4 hijos:

Red roseEduardo III (castillo de Windsor, 13 de noviembre de 1312 - palacio Sheen, Surrey, 21 de junio de 1377), sucesor de su padre en el trono.

Red roseJuan (palacio de Eltham, 15 de agosto de 1316 - Perth, Escocia, 14 de setiembre de 1336), creado conde de Cornualles en 1328.

Red roseLeonor (palacio de Woodstock, 8 de junio de 1318 - abadía de Deventer, 22 de abril de 1355), casada con Reinaldo II, duque de Gueldres y conde de Züthpen.

Red roseJuana (Torre de Londres, 5 de julio de 1321 - castillo de Hertford, 7 de setiembre de 1362), casada con David II, rey de Escocia.

Así pasaron muchos años, totalmente frustrada en su matrimonio, hasta que tras el asesinato del amante de Enrique, este pareció cambiar de actitud hacia ella y durante un breve periodo de tiempo se dedicó a la tarea de traer al mundo un heredero. El caso es que lo consiguieron, dando así un respiro a Isabel que se refugió en su hijo una vez que su esposo volvió a su conducta “disoluta”. La situación en el país empeoró, puesto que la familia del nuevo amante del rey eran unos auténticos aprovechados. Enemistados con la reina, consiguieron que esta no aguantara más y decidiera huir a Francia, a casa de su padre. Allí consiguió que su hijo se reuniera con ella, permaneciendo el tiempo suficiente para reunir un ejercito de partidarios que pudiera oponerse a Enrique.
En Francia además, Isabel conoció al amor de su vida, un noble perseguido por oponerse a su esposo, llamado Mórtimer, con el que tendría una relación en secreto, puesto que aunque su marido podía hacer lo que quisiera con quien quisiera, si lo hacía ella podían condenarla  por adulterio... cosas de otras épocas¡¡.
Finalmente, en 1326 zarpan con un ejercito desde Francia, que al llegar a Inglaterra, destrona a Enrique II y le encarcela. Nombraron heredero al hijo de Isabel, con el nombre de Enrique III, pero como todavía era menor de edad, la reina quedó como regente.
En la práctica, era el amante de la reina quien tenía el poder, nombrándose “Guardián de Inglaterra”. También esto era común entonces, pero por desgracia, la pareja cometió los mismos errores que tanto habían criticado. Se rodearon de favoritos y cometieron todo tipo de arbitrariedades, Isabel solo hacía caso a su amor y su relación se hacía cada vez más evidente.  Por esto, su esposo estorbaba pues ella era oficialmente una regente adúltera y su amante no era oficialmente nada.
Así, Enrique II fue eliminado en su prisión, de una forma extremadamente cruel y sádica, tanto, que su  alarido de dolor fue tan grande que se oyó en toda la comarca. Lo que no debía haberse sabido se hizo evidente: el rey había sido asesinado. Todavía es un misterio quien lo ordenó....

Desde entonces Isabel pasó de ser una pobre reina maltratada por su marido, a ser una ramera extranjera, apodada como “la reina loba”, odiada por el pueblo y por su propio hijo, cansado de su actitud impúdica. Por ello un año más tarde, encabezando a un grupo de fieles, entró en sus estancias apresando a Mórtimer y ordenando encerrar a su madre en un castillo.

Una vez al año acudía a verla, pues seguía siendo su madre, pero no quedaba entre ambos ningún rastro de amor materno-filial. Isabel moría sola, humillada y abandonada por todos en el año 1358.  Además tuvo que contemplar como su hijo desencadenó una guerra contra Francia por los derechos dinásticos que ella representaba, fue la llamada Guerra de los 100 años.

 

79cf2-15

 
Plantilla creada por maria basada en la minima de blogger.